COVID-19 ¿ Y ahora qué, y ahora cómo? Rocío García Cacheda

COVID-19 ¿ Y ahora qué, y ahora cómo? Rocío García Cacheda

 NOMBRE: Rocío García Cacheda.

 FACE: Mesón O Peixeiro

«Mi nombre es Rocío García, tengo 31 años y vivo en Galicia, España.Muchos me conoceréis por ser la propietaria de Mesón O Peixeiro en A Estrada y otros tantos
por ser la hija de “O Peixeiro de Cirela”.En la actualidad me encuentro confinada en nuestra casa de la aldea, en Vila de Cruces, junto a mi madre.

Dicha situación ha provocado que haya tenido que cerrar el restaurante en el mismo momento
en el cual se decretó el estado de alarma. La noticia cayó sobre mi persona como un jarro de
agua fría. Todo parecía augurar un año excelente para O Peixeiro. Estábamos trabajando un
montón y la gente venía, repetía, nos recomendaba, disfrutaba… Aún recuerdo el domingo de
Carnaval, día en el que organizamos un baile, ver a muchos de mis clientes bailar, reír, cantar…
cuando muchos de ellos habían padecido o estaban padeciendo una enfermedad tan
terrorífica como es el cáncer, no hay dinero en el mundo que pague tal satisfacción. Tanto es
así, que ese día quedará por siempre grabado en mi memoria. Al igual que nunca olvidaré el
día en el que tuve que comunicarle a mi equipo que recogiesen todo, puesto que teníamos
que cerrar. Recuerdo cómo los primeros días la ansiedad y el nerviosismo se apoderaron de
mí. Y en mi cabeza se repetía una y otra vez:“¿Por qué ahora?” Ahora que por fin parecía que
tanto esfuerzo daba su fruto. “¿Por qué ahora?” Que justo estaba ultimando los detalles de la
inversión que veníamos de realizar en verano. Sabía perfectamente que el confinamiento no se
quedaría en 15 días, y por desgracia así fue. Poco a poco no me quedó otra que aceptar la
situación y resignarme. Por muchas vueltas que le diese la situación no iba a mejorar. No
dependía de mí. Y en ese momento decidí al menos aprovechar el tiempo que se nos estaba
concediendo. Empecé a leer muchos de los libros que tenía pendientes, de hecho, en esas
estamos. De ahí que la foto que acompaña este texto no sea una casualidad. El libro que tengo
en mis manos es un regalo de mi profesor y gran amigo D. Carlos, ambos cruceños de
nacimiento; quien también me hace llegar parte de los artículos que está redactando en estos
momentos, para hacer que mi confinamiento sea lo más llevadero posible. Algunos de los
libros que he leído son: “Más vale prevenir también en las empresas”, “Cien años de soledad”,
“La colmena”, “A Esmorga”, “Inteligencia Comercial”, “También esto pasará”, “Caramelos de
café”, “Romeo y Julieta” y a día de hoy “Mujercitas”.

En estos tiempos he descubierto también que además de leer poesía me encanta escucharla
de mano de grandes locutores. Mis poetas preferidos son Federico García Lorca, Pablo Neruda,
Antonio Machado y Mario Benedetti.

Asimismo, después de más de diez años he decidido hacer las paces con la bici estática que
preside el salón de casa. No ha sido fácil después de tanto tiempo, pero en esas estamos y
todo ello gracias a la música. La música es mi principal pasión, no imagino un día de mi vida sin
ella. Y en mi playlist figuran canciones como el “Concierto de Aranjuez”; “Las cuatro y diez”,
“Papá cuéntame otra vez”, “El Hombre del piano”, “19 Días y 500 Noches” y un largo etc.

Por ello doy gracias a la CULTURA, porque si no fuera por ella mi confinamiento sería una
auténtica locura. Y de este modo, con mis bajones como todo el mundo, lo voy sobrellevando.
Lo que más echo de menos es ver cómo disfrutaba la gente en mi restaurante. Recuerdo cómo
en el discurso improvisado en la inauguración de O Peixeiro mencioné dos motivos por los
cuales tenía que luchar por hacer de esto algo grande. El primero y el más evidente, es que
lleva el nombre de mi padre, por el cual sentía una profunda admiración y quién siempre será
mi gran amor. Y el segundo motivo: para demostrarme a mí misma que soy capaz. Más no
conseguiría lo que conseguí si no fuese por el gran apoyo de mi madre y de mi hermano (mi
socio en todo esto) y mi gran EQUIPO personal y profesional de O Peixeiro, a quienes espero
ver pronto.

Lucharé con todas mis fuerzas una vez más. Sé que no será fácil, pero estoy segura de que lo
conseguiremos, y que tal vez hasta saldremos reforzados. Y volveré a demostrarme una vez
más que soy capaz. Nos vemos en O Peixeiro. Y mientras tanto os espero bailando una de mis
canciones favoritas “La Foule” de ÉdithPiaf, quizás la mejor manera de ahuyentar las penas».

Share

Comentarios (0)