Profesor Tresgallo. El acoso escolar (bullying)

Profesor Tresgallo. El acoso escolar (bullying)

Después de una intensa formación, atendiendo a clases magistrales del curso de acoso escolar (bullying) y de aprender mucho rodeada de un plantel de profesores preparadísimos todos ellos, con gran sabiduría y experiencia, os comparto este cambio de impresiones con el Profesor Tresgallo. Este profesor es toda una eminencia en esta materia, el cual, con una gran implicación y vocación para la docencia, rigor y pasión, aborda un tema de tanta importancia actualmente como lo es el acoso escolar (bullying), debido a las graves consecuencias de éste. Espero que sea de vuestro interés y que ayude a tomar conciencia de la gravedad de este problema del que todos somos responsables, de no quedarnos quietos y en silencio ante la mínima sospecha.

IMG_2040

Profesor Tresgallo. Ha sido una gran satisfacción para mí haber atendido a sus clases en este contexto de una formación de verano en la UNED (Ponferrada), que tuvo lugar durante los días 19, 20 y 21  de Julio de 2017. Primeramente, quisiera felicitarlo por sus ponencias, en donde no ha escatimado en recursos para ofrecernos una perspectiva muy completa, fundamentada y con una visión muy amplia desde varios espectros acerca de este grave problema que afecta a tantos niños y adolescentes en las aulas. Ha tenido sus ponencias relacionadas con los mitos acerca del bullying. En la primera parte de su intervención nos hablaba de los principales mitos existentes acerca del bullying, tantos que muchas veces invisibilizan este problema o lo hacen pasar muy desapercibido, pensando que es “cosa de niños” y no tiene la mayor importancia.

Con relación a los mitos que fue la ponencia que abordé ayer por la tarde, tenemos algunos que están bastante extendidos en nuestra sociedad. Uno de ellos es que el acoso escolar no es para tanto. Evidentemente estos mitos son falsos y tenemos que tratar de desterrarlos porque el acoso escolar no es algo que se cure solo, sino que tenemos que llevar a cabo unas intervenciones para poder salvar “a la víctima”, con intervenciones desde la familia, haciendo que la familia de los agresores se implique en este tema. En primer lugar hacer ver al agresor que no todo vale, que tiene que tener unas normas y unos límites y estos los tienen que empezar a fijar desde pequeñitos los padres; que tiene que ponerse en el lugar del otro, es decir, que tiene que empezar a ser empático, que tiene que asumir una serie de errores no como agresor sino como un chico normal. Un ciudadano que tiene derechos pero también deberes.

Desde el centro educativo creo que los profesores tenemos que llevar a cabo acciones importantes empezando por las direcciones de los centros educativos tienen que hacerse eco de que el  acoso escolar está ahí y que no es un mito sino que es una realidad y desgraciadamente cada curso que pasa, cada año que pasa, las proporciones son más grandes. Tengamos en cuenta por ejemplo, que la asociación “ANAR”, que es la asociación para defender a los niños y adolescentes en riesgo, en el 2016 ha recibido aproximadamente 1200 llamadas, cuando en 2014 había recibido 570; esto nos da  una idea de que hay alumnos en nuestros centros educativos que están sufriendo. Creo que los directores tienen que tomar una responsabilidad de que si en su centro existe acoso escolar tienen que afrontarlo, y una manera de afrontarlo es darlo a conocer y realmente poner resolución primeramente ya poniendo en funcionamiento sus equipos de orientación. Después tienen que tener entrevistas, por supuesto tienen que poner en práctica el protocolo de acoso escolar, eso ya es obvio. No solamente ante un caso sino ante una sospecha, esto ya es de obligado cumplimiento. Porque las inspecciones así lo dicen y además creo que no tienen que esconderlo porque ciertamente esconder un caso de acoso escolar, deja a la víctima desprotegida y el agresor se va creciendo cada día más en su agresividad. Desde los centros educativos además, yo diría que un aspecto práctico e importante sería que en las clases de informática se controlara muchísimo lo que realizan los alumnos. El agresor cuando no está demasiado controlado, en algunas ocasiones con la interacción en los ordenadores, puede haber algunos que le roben la contraseña a otros compañeros; entonces ahí puede acosar a otras víctimas con la identificación de otros compañeros y  entonces luego se piensa que ha sido determinado compañero y en realidad ha sido otro porque está mandando correos electrónicos con el correo electrónico de ese compañero al que le ha robado la contraseña.

Creo que se deben realizar campañas. Hay que realizar sobre todo formación del profesorado, formación de las APAS y de las ANPAS y esto se va logrando con conferencias abiertas para padres y para toda la comunidad porque poco a poco tenemos que ir aprendiendo un poquito a manejar este tema del acoso escolar y lo primero que tenemos que hacer para poder afrontarlo es tener claros algunos conceptos y a veces no se tiene claro el concepto de acoso escolar que es un poco el comienzo del tema.

También considero que tendrían que empezar a funcionar muchas más medidas desde la sociedad; el gobierno también en este sentido tiene que ponerse las pilas, como decimos a veces coloquialmente, porque a veces, considero no libera porcentajes crematísticos en sus presupuestos para llevar a cabo muchas medidas que serían necesarias. Por lo tanto, creo que también ellos tienen que actuar en todos los problemas que puede sufrir nuestra juventud de hoy, que va a ser la que el día de mañana, dentro de quince o veinte años, va a dirigir la sociedad. Creo que también, en beneficio propio, los gobiernos están obligados a formar una juventud sana en todos los aspectos.

Y el acoso escolar no crea juventud sana, sino que realmente la está contaminando de una lacra que hoy está invadiendo la escuela actual y esto es el gran problema.

Profesor, me ha parecido impactante la cifra de veinticinco millones de niños en la Unión Europea, que actualmente sufren acoso escolar. Suecia, el país en donde el acoso está apenas presente hasta Lituania, con una mayor presencia de este gran problema, España posicionada en el número diecinueve de la lista después de Grecia. ¿Qué opinión le merece estar en este puesto?

Sí, ciertamente esto es un estudio que realiza la Organización Mundial de la Salud y estamos hablando ya del 2004, luego quiere decir que ahora las proporciones pueden ser superiores. El acoso escolar va en aumento, que nosotros estemos en el puesto décimo noveno, con un 24%, me parece que debe encender todos los semáforos rojos de las administraciones educativas, porque además, es que los casos de acoso se están tapando y los porcentajes también, lo cual, como investigador del acoso escolar, a mí me parece un fraude de cara a la población española, de cara a las familias y de cara a los profesionales de la educación. Tener en un país un 24% de acoso, me parece elevadísimo. Cuando hay un problema hay que descubrirlo y hay que poner luego medios, entonces esa sería la labor importante.

Hay muchas diferencias dentro de nuestra comunidad, no solamente a nivel internacional, sino que en algunas regiones, ya se están poniendo medios, entonces creo que eso hay que hacerlo a nivel nacional.

Tenemos que afrontar la realidad, y si la realidad es que hay acoso escolar, pues entonces tendremos que liberar porcentajes económicos y crematísticos, para poder poner soluciones, pero lo primero para poner una solución es reconocer que tenemos acoso escolar y en España tenemos acoso escolar. Esta es la realidad.

Profesor, como usted ha recalcado, es importante también señalar que el foco  de atención en donde debemos empezar a trabajar no solamente es con la víctima, sino también con el agresor, que es “víctima de sí mismo”. El agresor tiene unas conductas normalmente muy disruptivas, antisociales y en todo caso, existe una gran probabilidad de que haya crecido en un entorno dañino, esto es, poco saludable emocionalmente hablando, inmerso en un ambiente, muchas veces con presencia de violencia física, verbal y psicológica, y el cual propicia este tipo de actuaciones tan insanas para con su entorno dentro de la comunidad educativa. Incidir sobre la importancia de desarrollar una actitud  proactiva y de «no mirar para otro lado» ni quedar «en silencio», ajenos, como si el tema no fuera con nosotros, ante la sospecha de un caso de bullying. El acoso escolar es un problema que nos afecta a todos de manera directa o indirecta, todos somos responsables de tomar medidas en este asunto, de no quedarnos quietos. Para todas aquellas personas que nos estén leyendo, ¿Qué mensaje le gustaría transmitir, dada su larga trayectoria de trabajo en este área?

Primeramente tenemos que decir que la situación de la víctima es muy complicada, la víctima en principio no quiere hablar. Primero porque se siente culpable, segundo, tiene miedo y está amenazada. Lo que sí creo, que habría que mandarle un mensaje muy directo a la víctima, para decirle que pida ayuda. Si no la puede encontrar en su centro educativo porque el profesorado pues no está preparado, pues no todo el mundo puede estar preparado o no ha recibido la atención suficiente en ese centro porque los directores pues igual no se han hecho eco de este problema etc, yo creo que tiene que pedir ayuda a alguien, y se lo tiene que contar a alguien. Yo sé que esto es muy difícil porque las víctimas primeramente al sentirse culpables, no quieren dar a conocer su problema. Si no pueden ellos que se valgan de un amig/a y que se lo digan a alguien, tienen que buscar ayuda porque el problema no lo pueden resolver solos, de hecho cuando una víctima, durante años, está sufriendo este problema, llega a los treinta o cuarenta años y sigue teniendo alguna secuela, con lo cual queremos decir que no cura solo.

Este problema, como una enfermedad no se podría curar sin un medicamento adecuado y si trata de cerrarlo en falso, en cualquier dificultad que tenga y que aparezcan problemas de autoestima y/o culpabilidad, se va a resentir de las consecuencias del acoso escolar y va a volver otra vez. Además me gustaría mandar un mensaje sobre todo a los espectadores. Los espectadores cuando hay un problema de acoso escolar en un aula donde hay veinticinco o treinta alumnos, casi todos conocen el problema de acoso escolar de el/la amigo/a, lo que pasa es que no quieren decirlo.

En primer lugar, porque tienen miedo, entonces creo que en el curso de ayer yo di algunas pautas y creo que lo repetí reiteradamente diciendo que efectivamente, tienen que ser valientes también y tienen que darlo a conocer, porque los espectadores no pueden afrontar un rol pasivo. Los espectadores si afrontan un rol pasivo, ya         que esto va a ser perjudicial también para ellos en el futuro, porque se van a desensibilizar con relación a la violencia que va a haber en toda la sociedad. Ahora están insensibilizados ante la violencia que encuentran en su centro pero mañana como padres de familia cuando vean violencia en la familia o la vean en la calle, van  a pasar de ella y realmente no se van a implicar. Yo creo que esto es sobre todo lo más trascendente, porque hay que echar una visión al futuro.

Como medida preventiva, creo que los espectadores tienen que tomar conciencia y situarse en el papel de la víctima, empáticamente, y decir “vamos a ver, ¿y si lo que le está ocurriendo a mi compañero/a de clase le ocurriera a mi hermano/a, adoptaría la mismo posición?” La respuesta evidentemente es no. Si se lo hicieran a mi mejor amigo/a, generalmente no lo haría, no me quedaría callado. Entonces creo que tienen que tomar medidas y empezar a hablar y ahí sí que tienen que empezar a desechar y a romper un mito y es el siguiente, que porque ellos denuncien esa situación, no son chivatos, ese es un mito que es falso porque, evidentemente, lo ha creado, sobre todo, el agresor.

Es el “síndrome del chivato”, “pelota esquirol”, que ayer hablamos de él en la conferencia. Los agresores necesitan, que el que quiere deshacer este entuerto, el que quiere denunciar este caso, pues se sienta como chivato y a nadie le gusta que le llamen chivato.

Creo que hay que deshacer esta situación para que las víctimas no sigan siendo víctimas y puedan vivir como otro chico/a nuevamente en la sociedad y vivir felizmente, que creo que es lo que se pide a cualquier edad y nos lo facilita la Constitución como personas humanas.

Profesor, ¿Y qué le diría a los padres, qué hacer cuando los niños/adolescentes les dicen acerca de lo que les ocurre en el colegio, que se meten con ellos, etc?

Si es una situación pasajera, evidentemente los chicos tienen que ir creciendo y tienen que enfrentarse a la realidad; tampoco podemos crear chicos/as enclenques. Una cosa es que tengan que ir madurando y enfrentarse a la realidad de la vida y otra no tenerlos sobre protegidos y que un alumno no pueda asistir a clase porque está atemorizado, amenazado, ha bajado su nivel de rendimiento en el centro escolar,  viene todos los días con moratones o está siendo acosado a través de su whatsapp o de su correo electrónico, a través de la redes sociales o se está produciendo un sexting o un grooming, etc.

Creo que los padres tienen que atenderlo y efectivamente, andarse con tiento. Es ya difícil de por sí, que te cuente un acosado esa situación. Si ellos (los padres) lo que hacen es de juez cuando se lo está comentando su hijo/a, el chico/a (la víctima) se va a cerrar. Ahí, creo que tienen que tener un poco de mano izquierda y efectivamente saber escuchar y no juzgar, porque si juzgas a tu hijo cuando te está contando un caso de acoso escolar, lo que hace es cerrarse y no te cuenta más.

Normalmente se suelen enterar por algunos amigos o a veces les llama el centro educativo diciéndoles que su hijo está sufriendo acoso o si tiene la suerte y digo la suerte porque suele ser bastante infrecuente de que alguien haya pasado un test escolar cómo me ocurrió a mí en un centro educativo, pues entonces a raíz de eso, al día siguiente la familia llamó y dijo que su hijo estaba sufriendo acoso escolar, con lo cual a veces, pasar tests en los centros escolares también puede ser un motivo de levantar “la liebre” beneficiosamente porque algunos padres se liberan y entonces pueden comunicarle al director o a la directora que hay un caso de acoso escolar que su hijo está padeciendo. A raíz de eso, empezamos a trabajar con las familias, impartiendo un curso de acoso escolar.

Yo estuve ayudando al equipo directivo para formarse un poquito más en este sentido y luego trabajamos durante tres meses aproximadamente con un acoso que apareció en el patio de recreo, precisamente, un porcentaje de acoso próximo al 60% se produce en el recreo, el lugar en el que más acosos se producen. Luego, yo hablé con la directora para ver si realmente se había solucionado y me dijo que sí, que eso prácticamente había quedado extinguido. Eso nos ha costado jornadas de trabajo maratonianas, pues desde las cuatro, cinco de la tarde, salidas a las once de la noche del colegio, pero yo personalmente como persona que les ayudé, sentí una enorme satisfacción de haber podido ayudar al colegio y a unas familias que estaban sufriendo. En algunos casos se puede mitigar o en otros casos se puede solucionar.

Profesor, mirando más a largo plazo todavía, en el caso de que el problema de acoso escolar no se detecte y por lo tanto no se aborde, manteniéndose durante un largo período de tiempo, y así se adopta esta actitud sumisa, aislada, silenciosa, de mucho sufrimiento, de creerse culpable, cada vez minando más la autoestima de este chico/a. Por la contra, el agresor se “acostumbra” a obtener con ese comportamiento dañino, su reconocimiento y admiración por parte del grupo de compañeros que le siguen de manera indirecta, por miedo a ser ellos las próximas víctimas, sino, ¿Qué correlación cree que hay entre el acoso escolar y la violencia de género?

En mi opinión, la relación entre acoso escolar y violencia de género es muy alta. Es decir, no se puede entender que una persona que está practicando violencia de género, no haya pasado antes como matón, el agresor como matón en los centros educativos. Generalmente, el acosador desarrolla una serie de habilidades de matonismo en el centro educativo, quizás ahí es el ámbito y el lugar donde las van ensayando y después cuando ya tiene su pareja, va a seguir ejerciendo esa tiranía sobre ella, proporcionándoles sufrimientos psicológicos, sufrimientos físicos, incluso como estamos viendo desgraciadamente, han matado a sus parejas. Creo que van más de treinta en este momento. Y además lo peor es que están dando un mal ejemplo y realmente los niños, en algunos casos lo han presenciado y estos son problemas psíquicos que esos niños, en prácticamente toda su vida no se van a poder deshacer de ellos. Va a haber que hacer una terapia muy profunda y no tenemos la garantía de que esos niños superen ese trauma.

Profesor, es vital por ello, fomentar el desarrollo de las habilidades y competencias emocionales, estrategias de comunicación asertiva y patrones de relación e interactuación desde la individualidad y el respeto a uno mismo y a los demás. Centrarse en trabajar dinámicas que mejoren,  aumenten e incidan en la importancia de la autoestima en los niños, desde sus primeros años de vida y adolescentes, como uno de los modos de prevención de este problema de acoso escolar.

Creo que las habilidades y las competencias nos ayudan a mejorar en todos los aspectos de nuestra vida. Realmente creo que los acosadores carecen de muchas de estas competencias. Y sobre todo, a veces no son personas seguras. Por el contrario son personas muy ansiosas que presentan falta de autoestima y no destacan en ninguna actividad. Así, una forma de destacar puede ser acosando otra persona, ya que así sabe que va a tener una serie de prosélitos. La mayor parte de esos seguidores cuando está acosando lo van a jalear y es una manera de hacerse popular, porque generalmente los estudios tampoco se les dan bien Con frecuencia, se meten en el mundo de las drogas, vandalismo o en situaciones sociales complicadas. Por ello, si no tienen en qué destacar, pues una forma puede ser usando a las pobres víctimas.

Esto puede ser una llamada de atención para todas las personas que nos puedan leer, ya que todos tenemos una labor que hacer y la labor es la sensibilización con relación al acoso escolar, que cada año va en aumento y en donde todos nos tenemos que implicar, cada uno desde su ámbito laboral, de su profesión, desde el ámbito de padres, de profesores y todos los demás profesionales que también lo deben de llevar a cabo y sobre todo que ante esta situación, tenemos todos la obligación de formarnos y de saber un poco más cada día.

Ciertamente, la asistencia a veces a cursos, nos puede facilitar el conocer un poquito más y mejor el tema del acoso. Desconocer creo que es dejarnos inermes ante una dificultad, y en este caso, cualquier persona puede ser víctima de acoso escolar.

Profesor, y ya por último señalar la importancia de promover en las aulas, actividades, talleres, dinámicas, que favorezcan el desarrollo de competencias emocionales y relacionales orientadas a la formación del ser, una educación integral, en donde el currículum académico se acompañe de formación emocional (identidad, aceptación, respeto a la diversidad, trabajo en equipo, normas de convivencia, gestión del conflicto, tolerancia a la frustración, comunicación no violenta, educación en valores). ¿Cree importante el refuerzo desde los primeros años de vida en estas áreas?

Sí, efectivamente desde los primeros años de vida, yo creo que tenemos que tratar de asentar bien las habilidades y sobre todo la autoestima, especialmente las víctimas, porque el objetivo del acosador es destrozar la autoestima de la víctima. Entonces, cuando la víctima, a veces ya tiene pocas habilidades sociales, que en general suele ser así, si tú encima lo sometes a un acoso feroz, la víctima queda ya destrozada, la vas a anular en todos los aspectos, y no va a tener ningún tipo de competencia, lo único que va a tener, son las consecuencias del acoso, como pueden ser ideaciones suicidas que pueden, en algunos casos, desgraciadamente, terminar con la muerte.

Muchísimas gracias profesor Tresgallo. Espero que su sabia reflexión acerca de este tema, avalada por su gran bagaje y larga trayectoria como docente e investigador, puedan alentar a quienes la lean, a profundizar más en este tema y a adoptar una nueva mirada sobre el mismo.

Gracias a ti y a todos los que puedan leer. Lo que hemos tratado es de dar un poquito más de luz que en esta especie de túnel donde parece que hay mucha oscuridad pero poco a poco creo que iremos encontrando la luz aunque sea con cuentagotas. Que realmente pues todo lo que hemos dicho ahora en la entrevista, pues vaya sirviendo para formar poco a poco. Muchas gracias por todo.

IMG_2042

logo2blanco

Share

Comentarios (0)