La mujer y el obispo

La mujer y el obispo

Érase una vez una mujer que hablaba con Dios, y Dios hablaba con la mujer. Cada día, la mujer hablaba con Dios, y Dios hablaba cada día con la mujer.

Se enteró el obispo, que llamó a la buena mujer y le dijo:

  • ¿Es verdad que usted habla con Dios?
  • Sí, hablo con Dios.
  • ¿Y Dios habla con usted?
  • Sí, Dios habla conmigo.

Entonces el obispo le dijo:

  • Pues bien, esta semana yo confesaré mis pecados a Dios y le ruego que, cuando usted hable con Él, le pida que le cuente mis pecados y venga después a explicármelo a mí. Así sabré si es verdad o no que ested habla con Dios.

Al cabo de una semana, la buena mujer volvió a ver al obispo, y éste le preguntó:

  • ¿Ha hablado con Dios?
  • Así es, constestó la mujer.
  • ¿Y le ha pedido que le dijera mis pecados?
  • Sí se lo he pedido.
  • ¿Y qué le ha dicho Dios?
  • Que se le habían olvidado.

«Regálame más cuentos con salud» de J.C.Bermejo

Share

Comentarios (0)