COVID-19 ¿ Y ahora qué, y ahora cómo ? Un peregrino de camino a SCQ

COVID-19 ¿ Y ahora qué, y ahora cómo ? Un peregrino de camino a SCQ

«Estando confinado, es mirar  el lado bueno de las cosas y aunque soy el primero que se sube por las paredes por no poder salir andar, ni ir de ruta por mis queridas montañas, lo primero es dar las gracias a Dios a Dios por sólo estar confinado y no estar en un hospital sólo, y también de dar gracias a Dios por poder disfrutar de mi familia y tenerlos a mí lado gozando de buena salud, qué eso es lo primordial, y también en este confinamiento lo aprovecho para hacer cosas que siempre he dicho de hacer, pero nunca hacía justificando falta de tiempo, pues ahora estoy escribiendo una novela de una historia que tenía en la cabeza sobre las cruzadas pero nunca me ponía, pues ahora lo estoy aprovechando y espero que acabarla y que se pueda publicar, también deseo que esto acabe pronto y podamos volver a la normalidad, pero hasta que eso llegue pidamos a Dios que nos proteja, guarde y bendiga, tanto a nuestra familia, cómo a   tod@s  y con fe y esperanza pronto llegará esa normalidad «😊
Historias del camino….

Camino 2015

«La experiencia en el camino es algo único, mi experiencia empezó en 2014 en donde me di cuenta de que el camino, es un camino de conversión, de amor, compañerismo de momentos de sufrimiento y momentos de alegría, momentos donde sacas lo mejor de cada uno, y que al final del camino, te das cuenta de que no es un final sino un nuevo comienzo, de ver la vida de otra perspectiva, bien pues con todo aprendido, en 2015 quise que un grupo de mis amigos, formado por Juanvi, Juanjo, y Ángela compartieran también esa gran vivencia como es el camino. Bien allá que pusimos rumbo a Sarria para empezar el camino, lleguemos a Sarria de madrugada y nos acercamos a Barbadello para pasar el día y descansar, les pinté el camino muy bien, jejeje. Empezaron las etapas duras, primera parada a Portomarin y acabar subiendo esas escaleras, parece que los amigos van bien, ya tras varios días algunos con lluvia que los amigos no llevaron muy bien, que para mi era como una bendición y tras muchas ampollas y dolores llegamos a Santiago, tras el camino dejamos gente maravillosa que encontramos, de Badajoz, Barcelona, y un largo etc… y gastronomía como el exquisito pulpo de Melide y la gran gastronomía gallega, lleguemos a Santiago y era 15 de Agosto la Asunción de la Virgen y nos hacia ilusión ver el butafemeiro, fuimos una hora antes de misa, y esperando pidieron para leer las lecturas, mi amiga Ángela me ánimo a presentarme, y así lo hice y entre miles de personas salí elegido, junto a una persona muy especial llamada Maria José, persona que me dejó con una grata sensación de ver cómo una persona que acababa de conocer fuera tan amable y tan servicial, y tan agradable conmigo y mis amigos que ha día de hoy sigo teniendo contacto con ella y siempre que hablo con ella es como recibir un soplo de paz, así que le doy gracias a Dios y a Santiago por mis caminos y todo lo que me ha aportado, y espero volver pronto».

Share

Comentarios (0)